Sobre el grupo filosófico mexicano del Hiperión


Luis Villoro

Pareciera que la letra mexicana se encuentra en crisis. Desde luego que no se puede negar la fuerte influencia tanto de la narrativa como de la ensayística  en la región latinoamericana y en el resto del mundo. A pesar de la adversidad social, los escritores mexicanos siempre han encontrado espacios para su obra, unos más otros menos pero en general tanto histórica como actualmente, las letras se han abierto camino y han ganado la aprobación y lo que es más importante, el gusto y el deleite de las demás sociedades mundiales. Uno de los movimientos filosófico-culturales más importantes del siglo XX en este ámbito ha sido el Hiperión que junto con el Ateneo de la Juventud han marcado puntos nodales y dejado como corolario diversas personalidades que han participado tanto el la literatura, como en el análisis social y la política. Aunque el movimiento del Hiperión ha representado a la filosofía mexicana, no deja de ser una expresión histórica, fruto de su tiempo. Hoy en día se carece de movimientos similares y el último referente destacado internacionalmente ha sido Octavio Paz, por lo que me parece necesario replantear el lugar de la literatura artística y científica en el escenario tan adverso que se nos presenta. Será la cosmovisión de la nación mexicana frente al mundo la que pueda colocar nuevamente a México en un lugar reconocido no sólo por sus méritos históricos sino por la producción literaria reflexiva que pueda aportar masa crítica en el terreno soberano y en el internacional. Les comparto una semblanza del movimiento mexicano, fragmento del libro ‘El Hiperión’, editado por la UNAM.

leopoldo zea

“El Hiperión fue un grupo de jóvenes profesores y alumnos de la Universidad Nacional Autónoma de México integrado por Emilio Uranga (1921-1988), Jorge Portilla (1918-1963). Luis Villoro (n. 1922), Ricardo Guerra (n. 1927), Joaquín Sánchez McGregor (n.1925), Salvador Reyes Nevares (1922-1993) y Fausto Vega (n. 1922). Leopoldo Zea (1912-2004) se une al grupo cuanto éste elige como su tema de estudio a lo mexicano y, a partir de entonces, él se convierte en su principal organizador y promotor…

Los miembros del Hiperión no se conformaban con conocer las raíces más profundas de México, sino que deseaban cambiarlo, sacudirlo, liberarlo. El grupo pretendía no sólo comprender mejor a su objeto de estudio, i.e. México y el mexicano, sino efectuar en él transformaciones profundas, definitivas. Al igual que Ortega y Gasset en sus célebres meditaciones sobre España, los hiperiones pretendían efectuar una salvación de la circunstancia mexicana, desatar los nudos de su historia, de su conciencia. La salvación que ellos intentaban realizar incorporaba de manera muy original elementos teóricos que la distinguían del proyecto orteguiano: la concepción sartreana del compromiso del intelectual, la idea marxista de la filosofía como transformadora de la realidad, la inversión nietzscheana de los valores, el principio freudiano del valor terapéutico del autoconocimiento, y el llamado de Vasconcelos para que la filosofía mexicana fuese un instrumento en la lucha frente a la hegemonía de las potencias coloniales…

El Hiperión se ocupó de tos temas: el existencialismo y la filosofía de lo mexicano. La conexión íntima entre ambos temas es la cuestión filosófica acerca de la naturaleza y el sentido de la existencia humana; no de una humanidad abstracta, sino de una humanidad concreta, situada, histórica. La meta de los hiperiones fue filosofar de manera original y auténtica como existencialistas mexicanos, es decir, como existencialistas que toman como objeto de estudio no al hombre en abstracto, por supuesto, ni tampoco al hombre europeo estudiado por los existencialistas europeos, sino al hombre mexicano. Y de la misma manera que los filósofos europeos obtenían conclusiones valiosas acerca del ser humano a partir de su estudio del hombre europeo, los hiperiones sostenían que ellos podían llegar a conclusiones valiosas acerca del ser humano a partir de su estudio del hombre mexicano. Es así como cobra sentido el nombre que el grupo Hiperión escogió para sí mismo: si Hiperión era, según el mito griego, hijo del cielo y de la tierra, ellos buscaban realizar una síntesis de lo universal y de lo particular.” [1]

emilio uranga

____________________

[1] Hurtado, Gullermo, compilador. El Hiperión. UNAM, México 2006

1 comentario
  1. krisstyna dijo:

    ¿Dónde consigo el Libro? me llama la atención leer algo acerca de “existencialismo a la mexicana”.
    ¿Tiene similitudes con el trabajo de Octavio Paz en el “Laberinto de la Soledad”?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: