Archivo de la categoría: Antropología

Descarga: Hans Blumenberg, “La legitimación de la Edad Moderna”

blumenberg

Hans-Blumenberg

 

In this book, Hans Blumenberg disputes the view that the modern idea of progress represents a secularization of religious belief in some divine intervention (the coming of the Messiah, the end of the world) which consummates human history from outside. Drawing from sources ranging from Aristotle and Augustine to Nietzsche, Marx, Freud, and Kuhn – with an impressive number of stops between – he argues that progress always implies a process at work within history, a process that ultimately expresses human choices, human self-assertion, and man’s responsibility for his own fate.Hans Blumenberg has been associated with Kiel University in Hamburg since 1947. The book is included in the series Studies in Contemporary German Social Thought.

Table of contents :
The Legitimacy of the Modern Age……Page 2
Contents……Page 4
Series Foreword……Page 8
Translator’s Introduction……Page 10
Part I: Secularization: Critique of a Category of Historical Wrong……Page 32
Status of the Concept……Page 34
A Dimension of Hidden Meaning?……Page 44
Progress Exposed as Fate……Page 58
Instead of Secularization of Eschatology, Secularization, by Eschatology……Page 68
Making History So As to Exonerate God?……Page 84
The Secularization Thesis as an Anachronism in the Modern Age……Page 94
The Supposed Migration of the Attribute of Infinity……Page 108
Political Theology I and II……Page 120
Part II: Theological Absolutism and Human Self-Assertion……Page 154
Introduction……Page 156
World Loss and Demiurgic Self-Determination……Page 168
A Systematic Comparison of the Epochal Crisis of Antiquity to That of the Middle Ages……Page 176
The Impossibility of Escaping a Deceiving God……Page 212
Cosmogony as a Paradigm of Self-Constitution……Page 236
Part III: The ‘Trial’ of Theoretical Curiosity……Page 258
Introduction……Page 260
The Retraction of the Socratic Turning……Page 274
The Indifference of Epicurus’s Gods……Page 294
Skepticism Contains a Residue of Trust in the Cosmos……Page 300
Preparations for a Conversion and Models for the Verdict of the ‘Trial’……Page 310
Curiosity Is Enrolled in the Catalog of Vices……Page 340
Difficulties Regarding the ‘Natural’ Status of the Appetite for Knowledge in the Scholastic System……Page 356
Preludes to a Future Overstepping of Limits……Page 374
Interest in Invisible Things within the World……Page 392
Justifications of Curiosity as Preparation for the Enlightemnent……Page 408
Curiosity and the Claim to Happiness: Voltaire to Kant……Page 434
The Integration into Anthropology: Feuerbach and Freud……Page 468
Part IV: Aspects of the Epochal Threshold: The Cusan and the Nolan……Page 486
The Epochs of the Concept: of an Epoch……Page 488
The Cusan: The World as God’s Self-Restriction……Page 514
The Nolan: The World as God’s Self-Exhaustion……Page 580
Notes……Page 628
Name Index……Page 702

 

Descarga:

Hans Blumenberg-The Legitimacy of the Modern Age (Studies in Contemporary German Social Thought)-The MIT Press (1985)

Twitter: @somacles

YouTube: Xochiatoyatl Media

Instagram: cabritocimarron

 

Descarga: Henri Frankfort, ‘Reyes y Dioses. Estudio de la religión del Oriente próximo en la antigüedad en tanto que integración de la sociedad y la naturaleza.

dioses

Publicado originalmente en 1951 este libro es una investigación erudita y rigurosa, a la vez fenomenológica e histórica, sobre la institución de la realeza en las civilizaciones que florecieron en el Próximo Oriente durante la Antigüedad. Los textos primitivos y las ilustraciones de las obras de arte que acompañan a la obra apoyan las conclusiones del autor acerca de las estructuras de pensamiento con que el hombre pre-griego captó su mundo y que «constituyen una realización tan inaudita como sus monumentos más tangibles».
Henri Frankfort (1897-1954), arqueólogo y egiptólogo, fue el descubridor del valle de Diyala en Irak y estudió los procesos de formación y desarrollo de las culturas. Fue profesor de Arqueología Oriental en las Universidades de Chicago y Londres.

INDICE

Prefacio
Agradecimientos
Lista de ilustraciones
Lista de abreviaturas

INTRODUCCION
Conceptos de la realeza en el Próximo Oriente Antiguo

LIBRO I. EGIPTO
Parte I. La fundación de la realeza
1. La base histórica: La realización de Menes
2. La base teórica: La teología menfita
3. La persona del rey: Horus
Parte II. El funcionamiento de la realeza
4. La autoridad del rey
5. La fuerza del rey: El Ka
6. El ceremonial del rey: el festival de Sed
7. Los sustentadores del rey: Los antepasados reales
Parte III. La transmisión de la realeza
8. La sucesión real
9. La Coronación
10. La transfiguración del predecesor del rey
11. El misterio de la sucesión
Parte IV. La realeza y los poderes divinos en la naturaleza
12. Los dioses de los egipcios
13. El poder en el sol: la creación
14. El poder en el ganado: La procreación
15. El poder en la tierra: La resurrección

LIBRO II. MESOPOTAMIA
Parte V. Las bases de la realeza
16. Las formas históricas de la realeza en Mesopotamia
17. La formación de un rey
Parte VI. Las funciones del rey
18. Gobierno
19. El servicio de los dioses
Parte VII. La realeza y los poderes divinos en la naturaleza
20. Los dioses de Mesopotamia
21. La deificación de los reyes
22. El festival del año nuevo

EPILOGO
Notas
Indice analítico
AGRADECIMIENTOS

Descarga gratuita:

Henri-Frankfort-REYES-Y-DIOSES

Twitter: @somacles

YouTube: Xochiatoyatl Media

Instagram: cabritocimarron

Sigue a Arma Uirumque en Facebook.

Descarga: Códice mendocino, fundación de Tenochtitlan

archivo_codexmendoza01-12134408217.jpg

6.2.3 El Códice Mendocino

Lámina Del Códice Mendocino http://www.mexica.net

El Códice Mendocino o Tributos de Matricula, es un manuscrito de tipo colonial, también llamado Colección de Mendoza. De gran trascendencia informacional en lo que atañe a los gobernantes mexicas y sus conquistadores, en lo concerniente a la imposición de los tributos de la parte que conquista para con el avasallado. No solamente se limita a la parte tributaria; también nos brinda una excelente semblanza de la vida y las costumbres de los antiguos pueblos mexicanos.

Este manuscrito básicamente se estructura con páginas de texto y laminas de dibujo. Está confeccionado a la usanza indígena, con los contornos iluminados y de color negro. Los colores de mayor presencia usados en él, lo son el negro y el rojo, amarillo, azul turquesa, verde, motado y negro. Cada una de las láminas tiene anotaciones en español, además de que va acompañada enfrente de una página de texto que es la explicación de los dibujos o glifos dada por varios indios al escribano.54

Su lectura la determina la tradición de la escritura tradicional indígena y la adaptación al sistema europeo con los que se manufacturó. Aspecto de fácil observación en la inclusión de páginas de texto, la presencia de notas sobre los dibujos y la lectura de arriba hacia debajo de las pictografías. Además como indicadores de lo anterior, lo evidencia el orden interno en cada una de las partes del códice; el estar completas sus partes y la posibilidad de la lectura independiente de cada una de ellas.

Del nombre del códice se sabe que lo tomó de la persona que lo mandó a hacer; el primer Virrey de la Nueva España don Antonio de Mendoza, quien desempeño su cargo de 1535 a 1550. Siendo su objetivo principal, el rendir un informe a Carlos I sobre los antiguos mexicas. De su procedencia, se sabe que es originario de Technotitlan, más no de la fecha y de su gestor: De ella no hay un consenso entre los investigadores, aunque las versiones en cierta forma son muy aproximadas:

El grupo de investigadores del INAH de Mexico, ya citado en esta sección del libro, nos dice sobre esta cuestión:

Sabemos que procede de la ciudad de Tenochtitlán, aunque no el año exacto de su elaboración. El conquistador Jerónimo López presentó al virrey de Mendoza un ” Parecer” en el que cuenta haber visto en casa de un indio maestro de pintores llamado Francisco Gualpuyocualcatl un libro que había sido mandado hacer por el virrey; su descripción coincide exactamente con el contenido de nuestro códice. Sin embargo no existe la certeza de quién fue el autor por lo que; se le considera anónimo. Una vez que fue terminado, salió del puerto de Veracruz en 1549 hacia España. El barco en el que viajaba fue apresado por piratas franceses, quienes lo llevaron a su país. Ahí, el cosmógrafo del rey lo adquirió, y firmó en la parte superior izquierda de la primera lámina del códice, así como en la antepenúltima y última hoja en la que todavía hoy se puede leer “A: Thevet cosmographe” A su muerte, el códice fue adquirido por Richard Hakiuyt, geógrafo y capellán de la embajada inglesa, quien lo llevó a Londres. Pasó por manos de diversos coleccionistas hasta que finalmente John Selden al morir en 1654 lo heredó a la Biblioteca Bodiey de Oxford, Inglaterra, en donde se encuentra actualmente.

` Ahora, leamos cuidadosamente lo que escribe al respecto Amparo R. de Parres (2001), en su artículo La Niñez en el Códice Mendocino, en el que realiza un interesante análisis del mundo de la niñez en Mesoamérica, principalmente en los Aztecas, a través del análisis de las imágenes, figuras o dibujos, contenidos en la tercera parte de este manuscrito:

Se cree que el Códice Mendocino fue hecho por el indio Francisco Gualpuyogualcal, maestro de pintores y el que lo interpretó en español el canónigo Juan Gonzáles, que tenía conocimiento de la lengua mexicana, según Federico Gómez de Orozco. Sin embargo en sus estudios F. Berdan y P. Rief Anawalt, opinan que fue fray Andrés de Olmos y no Juan Gonzáles el autor de dicha obra.

Tlacuilos, o sea los pintores escribanos lograron plasmar la información entre grandes discusiones de los distintos puntos de vista indígena. Sobre todo por que apremiaba el tiempo para mandar el documento a España, antes de que los huracanes azotaran Veracruz. Desgraciadamente el códice nunca llegó a su destino. El barco en el que se mandó fue tomado por piratas franceses y después de muchas vicisitudes, acabo por fin en la biblioteca Bodley de Oxford. Muchos años después, lo publica Lord de Kingsborough, junto con otros codices, en antiqueties of México 1831 – 1848.

Finalmente, leamos lo que nos presenta Doris Heyden del ANHI, sobre el trabajo de de Frances F. Berdan y P. Rief Anawalt (1992) y algunos elementos de la historia del Códice Mendocino:

[…] Este extraordinario manuscrito, producido en la ciudad de México en 1541, ha sido conocido por cuatro siglos, pero n buen facsímil y un estudio esmerado de la obra no han estado disponibles hasta ahora. Esta situación ha persistido porque una buena edición facsimilar del códice con un estudio en ingles, preparada por James Cooper Clark en Inglaterra en 1938, fue destruida casi en su totalidad en el bombardeo de Londres en 1940 durante la segunda guerra mundial. Otras ediciones del códice han aparecido, pero no ha sido fácil conseguirlas o consultarlas en las bibliotecas. Entre ellas, están: un facsímil en el volumen I de Antiquities of México que publicó el Vizconde Kingsborough en Inglaterra entre 1831 y 1848; una edición en español de la misma publicación, Antigüedades de Mexica, publicada en 1964 por la Secretaria de Hacienda y Crédito Publico de México, donde aparece el Mendocino en volumen I, una edición preparada por Jesús Galindo y Villa y publicada en 1925, y el Códice Mendocino o Colección de Mendoza, patrocinado por la Presidencia de la Republica en México, en 1979. Ahora tenemos una magnifica edición en cuatro volúmenes, editada por las antropólogas Frances F. Berdan y Patricia Rieff Anawalt, publicada como el Codex Mendoza por la Universidad de California en 1992 […].

A petición del rey Carlos V de España -quien quería información escrita y pictórica sobre diferentes aspectos de la Nueva España- el primer Virrey aquí, Antonio de Mendoza, encargó a informantes mexicanos de cierta edad datos sobre la vida en el centro de México en la época prehispánica, cercana a la conquista. Los Tlacuiloque, o dibujantes, pintaron las escenas y los informantes las interpretaron en su idioma, el Náhuatl. Después, un religioso tradujo los comentarios al español y cada página explicativa se clocó frente a la de las ilustraciones que describía. La obra fue hecha en papel español y consta de setenta y un folios. Fue mandado a España por 1492, pero en altamar unos piratas franceses capturaron el barco y la ciudad que recibió el códice cambio de Madrid a Paris. Aquí llamó la atención del geógrafo de rey Hanri II, André Thevet, quien lo estudió y hasta dejó su firma en algunas páginas. Después de la muerte de este estudioso francés el manuscrito fue comprado por Richard Hakluyt, capellán del embajador inglés en Francia. Ya en Inglaterra el códice pasó a otras manos. Samuel Purchas lo adquirió después de 1616 y luego su hijo lo vendió a John Selden, un coleccionista de documentos originarios del Nuevo Mundo. Cinco años después de la muerte de Selden en 1654, Sir Tomas Bodley lo adquirió para la Biblioteca Bodleiana de la Universidad de Oxford. Todavía se conserva allí, con el catalogo de Arch. F. c. 14, Ms. Arch. Seld. A. 1.

Al contrastar los párrafos citados, observamos entre ellos más que discrepancias, la existencia de similitudes en sus planteamientos. Por cierto, los autores son claros en conceptuar, el no existir la certeza de quien es su autor. Obviamente, unos son más laxos que otros en sus apreciaciones.

En cuanto al contenido temático del Códice, se distinguen tres ejes fundamentales:

1) Una primera sección histórica. La que ilustra de la fundación de Technotitlan y una crónica de los reyes Aztecas, sus gestas conquistadora, y sus reinados. Esta sección histórica denominada por otros autores como Anales Mexicanos, está formada por 18 láminas. Iniciándose ellas con la fundación de Technotitlan y en la parte inferior una escena de guerra contra Culhuacán y Tenayuca. En términos generales trata de la historia oficial de los mexicas de 1325 a 1521.

La segunda lámina y las consecutivas, “contienen igualmente un marco o tira de cuadros con fechas en color azul turquesa. En la parte central se pintó al gobernante mexica empezando con Acamapichtli(1375-1481) con el símbolo de la guerra representado por una chimalli o escudo de guerra y un conjunto de topónimos o dibujos que nos indican el nombre de los lugares que fueron conquistados por este tlahtoani o gobernante. Esta sección registra a los nueve señores mexicas y en la lámina de cada uno las fechas de su gobierno y los topónimos de las poblaciones conquistadas durante su periodo. La lista de topónimos puede ocupar láminas completas según el gobernante, lo que nos permite conocer el avance de la expansión mexica sobre Mesoamérica”. ANHI (México; 1996).

2) La sección económica. En donde se muestran a los a los altépelt55 tributando a los mexicas. En ella se trata en detalle del tributo de más de 400 pueblos. La conforman 39 láminas en las que se listan los pueblos y los respectivos tributos a ser pagados a los señores de Technotitlan. En lo geográfico abarcaba lo que en los tiempos actuales corresponde a los territorios de los estados de México, Hidalgo, Morelos, Puebla, Veracruz, San Luis Potosí, Oaxaca, Guerrero, Chiapas y Distrito Federal.

Citemos un fragmento del escrito sobre este tópico, de José de Luis de Rojas y Gutiérrez de Gandarilla (1983), en el que nos exponen que:

El panorama tradicional de la sociedad azteca nos muestra cómo los nobles vivían del tributo que les pagaban sus renteros, y de las donaciones del tlatoani, y que los macehuales cultivaban la tierra, la cual les proporcionaba el sustento, más un plusproducto que les permitía cumplir sus obligaciones sociales.

Pensamos que esa situación debe ser correcta para aquellos lugares en que se disponía de tierra de cultivo, pero que Tenochtitlan constituye un caso aparte en la organización mexica.

Calnek (1978: 100-101) opina que los tributos y la renta de la tierra se empleaban para mantener a la nobleza hereditaria, a un ejército profesional y a un número extremadamente grande de personal administrativo. Señala que la distribución de alimentos a la población en general se realizaba como un evento especial en la fiesta de Huey Tecuilhuitl.

Los tributos podían canalizarse hacia el mercado si, como señala Brumfiel (1980: 466), los productos que no eran alimentos eran usados por los nobles para adquirir éstos en el mercado.

Berdan (1978: 89-90) sostiene que el desarrollo del tributo se produjo como un complemento a la actividad comercial, cuando la demanda urbana se hizo tan fuerte que descompensó la balanza comercial, pues las provincias presentaban una menor demanda; por ello fue necesario someterlas: era el único medio de obligarlas a producir mas.

(De Rojas y De Gandarilla, 1983: Págs. 96-97)

Ahora, la información consignada en cada una de las láminas se distribuyó, de tal forma que en el margen izquierdo pintaron los topónimos56 en forma de lista, los que ocasionalmente continuaban en la parte inferior a todo lo ancho y siendo posible seguir sobre la orilla derecha del folio. En la parte central se ubicaban los diferentes tipos de tributos; en los que a cada uno se le apuntaba la cantidad a pagar con un numeral.

Las láminas se denominaba de acuerdo del lugar a tributar, como por ejemplo: De Guerrero, Entregaban cantaros llenos de miel de abeja, jícaras pintados, etc.; De Tochtepec, Es una lámina excepcional por su majestuoso colorido, en el que hace presencia plumajes hermosos y adornos de oro a tributar. La variedad de productos a ser entregados los señores de la ciudad de Technotitlan, dan una semblanza de la riqueza en los productos naturales y los artículos manufacturados de estos pueblos mesoaméricanos.57

3) Vida y Costumbres de los antiguos mexicas. Parte etnográfica, al parecer escrita especialmente para el códice y la que deja entrever atributos indígenas prehispánicos e influencia de patrones europeos. Sección del códice conformado por 15 laminas, diseminadas en la siguiente manera:

Las primera cinco dedicadas a describir las costumbres de los pobladores mexicas, desde el nacimiento del niño, la educación de niños y niñas desde los tres hasta los catorce años, y la ceremonia del matrimonio.

Estas láminas se dividen en bandas paralelas y cada sección se hace corresponder a una edad específica, la que es representada por pequeños círculos color azul turquesa.

De estos acontecimientos en la vida del mexica y específicamente en lo que al nacimiento atañe y a la educación, Amparo R. de Parres (2001) nos ilustra:

Del nacimiento del niño o la niña mexica:

La tercera parte empieza por mostrar el nacimiento del niño o la niña del altiplano central prehispánico, que nace en universo espléndido, cargado de símbolos esotéricos y misteriosos, abierto sólo para los iniciados. Un mundo preordenado, cuyo equilibrio cósmico y social está sostenido por un complicado ritual, destinado a apaciguar a los dioses. Varios siglos antes de la era cristiana, las culturas indígenas de Mesoamérica, inventaron un calendario ritual llamado Tonalpohualli, antiquísimo y original instrumento que se convierte en el péndulo mágico religioso, incluido dentro del Tonalámatl, que forma parte de los libros de los días y los destinos. En él se marcaba con este sistema, el nacimiento del niño o la niña, cuyo destino estaba sellado en un marco de espacio temporal.

Del significado del nacimiento de un niño o niña mexica:

En el México prehispánico, cuando el niño nacía, la madre consideraba que había dado a luz un guerrero, contribuyendo así al Universo y a la guerra. Pero si la madre moría en el parto, se le recompensaba asignándole el Oeste, que era el lugar donde se ponía el Sol, el cual se acompañaba del Zenit, al ocaso de los dioses, que es el lugar donde se unirá a las demás mujeres, muertas en iguales circunstancias y que han entregado un guerrero más: ellas eran las cihuateteo. Sus honores eran idénticos a los de los guerreros muertos en combate […].

De la educación en la cultura mexica58, de carácter obligatoria para todos los niños y niñas; aunque con algunas características que indican algunos elementos de élite en la misma:

Del maestro, quien cumplía un papel protagónico en la sociedad, y era un personaje de gran aprecio en la sociedad mexica:

Los Tlamitinime eran los maestros que humanizaban los rostros, que era la manifestación de un yo que se ha ido adquiriendo y desarrollando por la educación. Pensaban que con la educación se hacían los sabios, los rostros ajenos y se humanizaba el corazón de la gente. Con el espejo que les ponían delante para hacerlos cuerdos y cuidadosos, se les daba a su personalidad. Se llamaba la Ixtlamachiliztli, a la acción de dar sabiduría.

De la formación del niño y la niña mexica, consagrados unos a la preparación militar y otros a los estudios de la ciencia y el sacerdocio:

A los niños varones, desde pequeños, los padres procuraban llevarlos al maestro del Calmecac o el Telpochaclli, para inscribirlos y prometerlos en cualesquiera de las dos escuelas. Con objeto de que llegado el momento entrasen a ellas después de los ocho años. Los hijos de los nobles iban al Calmecac para consagrarlos a Quetzalcóalt y al estudio que los prepararía para el sacerdocio y puestos elevados de administración pública y jurídica. Era vida de penitencias rigurosas, de ayunos y renunciamientos.

Los consagrados a Tezcatlipoca en el Tepchcalli, en donde básicamente se entrenaba a los jóvenes para la guerra, llevaban una vida menos rigurosa. Pero si algún estudiante se distinguía, podía pasarse al calmecac.

Este apartado del códice, contemplaba un código ético, en el que se les inculcaba y se le daba el componente axiológico en la formación del niño y la niña. Normas y consejos para una sana convivencia en comunidad y sociedad de los jóvenes como futuros ciudadanos

Las laminas restantes de esta sección del códice, están distribuidas en seis láminas en las que se registra el entrenamiento militar de los jóvenes, la vestimenta militar, sus adornos de acuerdo al rango y los meritos guerreros.

La última lámina está dedicada a mostrar el palacio en su distribución interior en salas de consejo y demás, también se muestra los aprendices en oficios y artes, para finalmente ilustrar en lo concerniente con los castigos a los adultos y los privilegios de las personas de la hoy en día llamada tercera edad.

 

Descarga la versión facsimilar:

codicemendoza

Descarga: José Alsina, “Teoría Literaria Griega”

alsina_teoria griega

Este libro pretende ser, ante todo, un instrumento de trabajo. Los grandes temas son apuntados con la intención de desbrozar el camino para que el estudioso de la literatura griega, de la mano del profesor, penetre en los grandes temas que plantea el estudio de las letras griegas y profundice en su problemática. La bibliografía se ofrece para dar un panorama del estado de las cuestiones, pero trabajar en las grandes líneas de investigación exige su estudio y su manejo. Cada capítulo puede servir de base para organizar seminarios y debates sobre cuestiones básicas.
Si de la lectura y la reflexión del contenido de estas páginas se obtiene un mejor conocimiento de los aspectos básicos de la literatura helénica, el autor se sentirá agradablemente recompensado.

ÍNDICE GENERAL

ADVERTENCIA PRELIMINAR
PRINCIPALES ABREVIATURAS
INTRODUCCIÓN

PRIMERA PARTE CUESTIONES GENERALES
I. LAS GRANDES TENDENCIAS EN EL ESTUDIO DE LA LITERATURA GRIEGA
1. La ciencia de la literatura
2. El siglo XVIII y el Romanticismo
3. El positivismo y sus caracteres

II. CUESTIONES DE MÉTODO
1. La historia literaria
2. Historia de la historia de la literatura griega
a) El método de la «Geistesgeschichte»
b) La literatura comparada
Un tema específico: literatura griega y literatura romana
c) El método sociológico
d) El método de las generaciones
e) W. Jaeger y los métodos del Tercer Humanismo
f) Psicoanálisis y literatura
g) El estructuralismo literario
h) Tratados de historia de la literatura griega

III. LA TRANSMISIÓN DE LA LITERATURA GRIEGA
1. El libro antiguo: generalidades
2. El libro en los siglos V y IV a. C
3. La difusión y la revisión de las obras
a) Las ilustraciones
b) El título de los libros
c) Interpolaciones, adiciones y revisiones
4. El rollo de papiro y la obra literaria
5. Las ediciones prealejandrinas
6. Las ediciones alejandrinas
Zenódoto (ca. 325-260 a. C.) — Aristófanes de Bizancio (ca. 257-180 a. C.). — Aristarco (ca. 145 a. C.)
7. Del rollo al códice
8. Las selecciones de los siglos II-III d. C.
9. El papel del mundo árabe
10. El estadio bizantino
11. El Humanismo y la conservación de los textos griegos
12. El método de los humanistas

IV. EL LEGADO LITERARIO DE GRECIA
1. La literatura griega perdida
a) Poesía prehomérica
b) El ciclo épico
c) Obras perdidas de Hesíodo
d) Lírica arcaica
e) Prosa científica
f) Tragedia y comedia
g) Literatura helenística
h) Literatura científica
2. Métodos de reconstrucción de obras perdidas
3. El método de Fr. Stoessl
4. El ciclo épico
5. Los autores latinos como instrumento
6. Un caso curioso

SEGUNDA PARTE
EL ESTUDIO EXTRÍNSECO DE LA LITERATURA GRIEGA
I. LA PERIODIZACIÓN LITERARIA
1. El problema
2. La época arcaica
a) La Edad Media griega
b) Influjos de Oriente
c) Los jonios
d) La religión arcaica
e) La literatura arcaica
f) Hesíodo
g) Profetismo arcaico
h) Nueva visión del hombre
i) Crisis
j) Segundo período de la lírica
k) Carácter oral de la poesía arcaica
3. La época clásica: el siglo V
a) Generalidades
b) El siglo v
c) El clima histórico
d) Grupos enfrentados
e) El espíritu de los años 70-60
f) Se rompe la concordia
g) La generación de Pericles
h) Reacción
i) Otros factores de reacción
j) La generación de la guerra
k) Crisis y evasión
Nota adicional
4. El siglo IV
5. La época helenística
a) Rasgos generales
b) Ecumenismo
c) Individualismo
d) La nueva poesía
6. La época romana
7. La llamada «Antigüedad tardía» (Spätantike)
La aparición del cristianismo. — Las primeras manifestaciones literarias del cristianismo — La llamada preparación del neoplatonismo.— La polémica entre helenismo y cristianismo. Su enfrentamiento. — El influjo del helenismo sobre el cristianismo. — La proyección del neoplatonismo sobre el medio cristiano.

II. LITERATURA Y CIENCIAS HUMANAS
Introducción
1. Lingüística y literatura
a) Relaciones entre literatura y lingüística
b) La lingüística como ciencia auxiliar de la literatura
c) Los escritores como forjadores de la lengua
d) La lingüística como modelo metodológico para la literatura
e) El problema de la traducción
2. Literatura y filología
a) La filología griega: principios
b) Algunos problemas filológicos
Falta de datos. — Cronología absoluta y relativa. — Homero y Hesíodo. — Arquíloco. — Píndaro. — Tragedia. — Sófocles. — Eurípides. — Los Diálogos de Platón. — Épocas helenística y romana.
c) Cuestiones de autenticidad y atribución de autor
Dobletes en Homero. — Atribución de autor. — ¿Un nuevo fragmento de Simónides?. — El canto X de la Ilíada. — El final de la Odisea. — Hesíodo. — El Escudo. — Los Himnos homéricos. — Los fragmentos de Tirteo. — Los Epodos de Estrasburgo. — Safo. — Las Anacreónticas. — Teognis. — La tragedia. — Esquilo. — Eurípides. — La tragedia de Giges. — Prosa. — Las cartas. — Teócrito.
3. Literatura y papirología
a) La papirología como ciencia
b) Literatura y papirología
c) Papiros literarios de la época arcaica
d) La época clásica
e) Cuadro de los textos conservados en papiros
4. Arqueología y epigrafía en sus relaciones con la literatura
a) Sentido del capítulo
b) Homero y la arqueología
a) La geografía de los reinos homéricos. — b) Armas y utensilios bélicos. — c) Las instituciones.
c) Arqueología, epigrafía y literatura arcaica
d) El teatro
e) La época helenística: el caso de Menandro
f) El Marmor Parium
g) Retratos de autores
Nota adicional
5. Literatura y sociología
a) Generalidades
b) La obra literaria como documento social
Homero. — Hesíodo. — Época arcaica. — Tirteo. — Alcmán. — La Jonia. — Arquttoco — Alceo y Safo. — Mimnermo. —Solón. — Himnos homéricos. — Píndaro. — El fin del mundo arcaico. — Atenas. — Tragedia. — Sófocles. — Eurípides. — La comedia como documento. — Aristófanes. — La comedia nueva. — Épocas helenística y romana.
c) El escritor y su público
6. Literatura y psicología
a) El estudio psicológico del escritor
b) Lenguaje y visión del mundo
c) La tramoya divina en Homero
d) Problemas de conciencia y temática emparentada
e) El homosexualismo griego
f) El problema del tiempo
g) Temor y angustia
h) El dolor en la tragedia
i) La unidad psicológica del personaje trágico
j) Sueño y desarreglos psíquicos. El psicoanálisis
7. Literatura y mitología
aj Los géneros literarios y el mito
b) Homero
c) Hesíodo
d) La tragedia y el mito
e) La lírica
Safo y Alceo. — Alcmán. — Píndaro y Baquílides.
f) El drama satírico
g) La época helenística
h) Origen del mito
i) Micenas y los orígenes del mito
j) Variantes míticas en la literatura
k) Orientaciones y bibliografía
8. Literatura y religión
a) Literatura ritual y literatura secularizada
b) Elementos básicos de la religión griega
c) Ritos, ceremonias y creencias
Los ritos. —Ritos de purificación. — Los ritos «mágicos». — Sacrificio y ofrenda votiva. — Plegaria. — Las creencias.
d) El influjo de la religión sobre la literatura
La lírica. — Ditirambo. — El peán. — El treno o lamento fúnebre. — La tragedia. — Plegarias y lamentaciones relacionadas con el culto. —Impetratio boni.
e) Literatura y religiosidad
9. Antropología y literatura griega
a) Aparición de nuevos métodos
b) La escuela de Cambridge
c) La escuela francesa
d) Las corrientes más modernas
e) Orientaciones actuales: literatura y antropología
10. Literatura y arte
a) Preliminares sobre el tema
b) Rasgos del arte griego
c) Arte, literatura y Zeitgeist
Homero. — Época arcaica. — El siglo V. — El siglo IV. — El helenismo.
d) Casos concretos
Influjo del arte sobre la poesía. — Influjo de la poesía sobre el arte.
11. Literatura y pensamiento
a) Los presocráticos: generalidades
Anaximandro. — Jenófanes. — La literatura pitagórica. — Heráclito. — Parménides. — Empédocles. — Los últimos presocráticos.
b) La obra de los sofistas
c) El diálogo: generalidades
El diálogo socrático-preplatónico.
— Platón. — El diálogo después de Platón.
d) La literatura protréptica
e) El simposio
f) La carta
g) La literatura cínica
La diatriba. — La parodia. — La sátira.
h) Los tratados científico-técnicos

TERCERA PARTE
EL ESTUDIO INTRÍNSECO DE LA LITERATURA GRIEGA
I. LOS GÉNEROS LITERARIOS
1. El problema
2. La epopeya: estructura, evolución y leyes
3. Épica helenística
4. La lírica
a) La elegía y el yambo. El epigrama
b) La lírica monódica y coral
5. El drama
6. Géneros poéticos menores
7. Géneros en prosa
a) La historiografía
Nota adicional
b) La oratoria
c) La novela
Nota adicional
d) La epistolografía
e) La fábula

II. TRADICIÓN y ORIGINALIDAD
1. Concepto de originalidad
a) Homero
b) Hesíodo
c) Los líricos
Arquíloco. — Tirteo. — Solón. — Safo. — Alcmán. — Estesícoro. — Simónides. — íbico. — Píndaro.
d) Heródoto
e) Tucídides
f) Tragedia
Esquilo. — Sófocles. — Eurípides.
g) Aristófanes y Menandro
h) Teócrito
i) Calimaco
j) Apolonio
k) Polibio
2. Poeta, poesía y creación poética

CUARTA PARTE EL ANÁLISIS DE LA OBRA LITERARIA
I. EL ANÁLISIS DE LA OBRA LITERARIA
1. El contenido
2. La forma
a) Generalidades
b) El nivel sonoro
c) El estrato léxico
Neologismos. — El Kenning. — Los compuestos. — La expresión abstracta. — La cratacresis. — Juegos etimológicos. — Léxicos. — Importancia estilística de las partículas.
d) Entre el léxico y la oración
La expresión polar. — La enálage. — La perífrasis. — La metáfora. — Coloquialismos. — La abundancia.
e) Nivel oracional
f) Las figuras retóricas

APÉNDICE
EL ESTILO DE LOS AUTORES. BIBLIOGRAFÍA
3. Ritmo y verso
a) Generalidades
b) Un poco de historia
c) El verso griego
d) El verso recitado
El hexámetro. — El pentámetro. — El trímetro yámbico. — El tetrámetro trocaico cataléctico. — Los asinartetos.
e) El verso cantado
Los versos de ritmo yámbico. — Versos trocaicos. — Versos dactilicos. — Los anapestos líricos. — Los llamados eolo-coriámbicos. — La métrica eólica. — Los dáctilo-epítritos. — Los docmios. — Otros ritmos.
f) El llamado ethos del verso griego
g) La estrofa
Problemas relacionados con la estrofa. — Relaciones entre estrofa-antístrofa-epodo. — Responsión léxica y fónica. — La antístrofa y la estrofa. — Bibliografía adicional. — Sinopsis: los kóla más frecuentes.
4. Aspectos estilísticos del verso

II. El PROBLEMA DE LA INTERPRETACIÓN
1. Reflexiones preliminares
2. Filología e interpretación
3. La crítica y sus problemas
4. Poetas y críticos ante la poesía
5. ¿Qué sabemos de la Literatura griega?
6. Causas y posibles remedios
7. Conclusión

ÍNDICE GENERAL

Descarga:

Jose-Alsina-TEORIA-LITERARIA-GRIEGA

Twitter: @somacles

YouTube: Xochiatoyatl Media

Instagram: cabritocimarron

Sigue a Arma Uirumque en Facebook.

 

Descarga: Gilgamesh, o la angustia por la muerte (poema babilonio)

gilgamesh

GILGAMESH
o la angustia por la muerte
(poema babilonio)

Traducción directa del acadio, introducción y notas de JORGE SILVA CASTILLO

El poema épico de Gilgamesh constituye la obra cumbre de la literatura de la antigua Babilonia. Así fue percibido por los pueblos del Cercano Oriente, a juzgar por los numerosos fragmentos del poema rescatados en las ruinas de muchas ciudades de la Mesopotamia e incluso en sitios arqueológicos de Siria, de Palestina y de Turquía. Gracias a ello ha sido posible reconstituir gran parte de la obra original y seguir el hilo de su argumento: la historia de un tirano cuyo encuentro y amistad con un salvaje lo transforman en un rey amado por su pueblo, Juntos emprenden proezas sobrehumanas, pero la muerte del amigo le hace tomar conciencia de que él mismo habrá de morir. Obsesionado por esa idea se lanza entonces a la más extraordinaria de sus aventuras, que lo lleva hasta los confines del mundo para arrancar el secreto de la inmortalidad al único hombre a quien los dioses la habían otorgado: el héroe del diluvio. Éste le indica cómo obtener la planta de la juventud, que le roba la Serpiente Primordial. Al asumir plenamente su condición mortal se consuma el proceso de su humanización. La traducción directa del original acadio, aquí presentada, busca transmitir a la vez la calidad literaria de la obra y la fuerza dramática de su contenido ideológico, cuyo alcance universal da al poema una vigencia permanente.

ÍNDICE

Prólogo
Introducción
Gilgamesh en la literatura y en la historia
El poema de Gilgamesh en las fuentes cuneiformes
Gilgamesh, personaje histórico
El trasfondo histórico de la leyenda de Gilgamesh
El ciclo de leyendas sumerias en torno a Gilgamesh
El poema acadio
El alcance universal del poema de Gilgamesh
La traducción

EL POEMA

PREÁMBULO
Tablilla I, versos 1-44
Presentación y encuentro de los héroes
Tablilla I, versos 45-73; Gilgamesh, el tirano
Tablilla I, versos 74-270: Endikú, el salvaje
Tablilla II: El choque y la amistad

LAS PROEZAS
La expedición al Bosque de los Cedros
Tablilla III: Proyecto y preparativos
Tablilla IV: En camino
Tablilla V: La lucha contra Humbaba
Tablilla VI: El combate contra el Toro del Cielo

EL CASTIGO DIVINO
Tablilla VII: Enfermedad y muerte de Endikú
Tablilla VIII: Elegía y honras fúnebres de Endikú

EN POS DE LA INMORTALIDAD
Tablilla IX: A través del camino del sol
Tablilla X: Travesía del océano cósmico y encuentro con Utanapíshtim
Tablilla XI: El fracaso
Versos 1-196: Narración de la historia del diluvio
Versos 197-257: La prueba del sueño
Versos 258-300: La planta de la juventud
Versos 301-307: El retorno a Uruk

APÉNDICE
Tablilla XII: Una visión del mundo de los muertos
Versos 1-75: Gilgamesh pierde las insignias de su realeza y Enkidú intenta recuperarlas
Versos 76-155: Revelación de Enkidú sobre el Infierno

Notas
Bibliografía

Descarga:

GILGAMESH-Ed-Jorge-Silva-Castillo

Twitter: @somacles

YouTube: Xochiatoyatl Media

Instagram: cabritocimarron

Descarga: Joseph Campbell, “The Masks of God, Vol. 1, Primitive Mythology” (1960)

Masks-of-God-Primitive-Mythology-1-400x658

Campbell-youngersmaller1.jpg

The author of such acclaimed books as Hero With a Thousand Faces and The Power of Myth discusses the primitive roots of mythology, examining them in light of the most recent discoveries in archaeology, anthropology, and psychology

Review

“A monument of learning, wonder, and wisdom, daringly conceived and brilliantly written by a man who is at home in the Eastern and the Western universe of spirit.… In temporal span and spatial scope and in relevance to the needs of its own day, it is unexampled.”
—Henry A. Murray, Harvard University

About the Author

Joseph Campbell was interested in mythology since his childhood in New York, when he read books about American Indians, frequently visited the American Museum of Natural History, and was fascinated by the museum’s collection of totem poles. He earned his B.A. and M.A. degrees at Columbia in 1925 and 1927 and went on to study medieval French and Sanskrit at the universities of Paris and Munich. After a period in California, where he encountered John Steinbeck and the biologist Ed Ricketts, he taught at the Canterbury School, then, in 1934, joined the literature department at Sarah Lawrence College, a post he retained for many years. During the 1940s and ’50s, he helped Swami Nikhilananda to translate the Upanishads and The Gospel of Sri Ramakrishna. The many books by Professor Campbell include The Hero with a Thousand FacesMyths to Live ByThe Flight of the Wild Gander, and The Mythic Image. He edited The Portable Arabian NightsThe Portable Jung, and other works. He died in 1987.

Biography

Joseph Campbell (1904–1987) was an American author and teacher best known for his work in the field of comparative mythology. He was born in New York City in 1904, and from early childhood he became interested in mythology. He loved to read books about American Indian cultures, and frequently visited the American Museum of Natural History in New York, where he was fascinated by the museum’s collection of totem poles. Campbell was educated at Columbia University, where he specialized in medieval literature, and continued his studies at universities in Paris and Munich. While abroad he was influenced by the art of Pablo Picasso and Henri Matisse, the novels of James Joyce and Thomas Mann, and the psychological studies of Sigmund Freud and Carl Jung. These encounters led to Campbell’s theory that all myths and epics are linked in the human psyche, and that they are cultural manifestations of the universal need to explain social, cosmological, and spiritual realities.

After a period in California, where he encountered John Steinbeck and the biologist Ed Ricketts, he taught at the Canterbury School, and then, in 1934, joined the literature department at Sarah Lawrence College, a post he retained for many years. During the 40s and ’50s, he helped Swami Nikhilananda to translate the Upanishads and The Gospel of Sri Ramakrishna. He also edited works by the German scholar Heinrich Zimmer on Indian art, myths, and philosophy. In 1944, with Henry Morton Robinson, Campbell published A Skeleton Key to Finnegans Wake. His first original work, The Hero with a Thousand Faces, came out in 1949 and was immediately well received; in time, it became acclaimed as a classic. In this study of the “myth of the hero,” Campbell asserted that there is a single pattern of heroic journey and that all cultures share this essential pattern in their various heroic myths. In his book he also outlined the basic conditions, stages, and results of the archetypal hero’s journey.

Throughout his life, he traveled extensively and wrote prolifically, authoring many books, including the four-volume series The Masks of God, Myths to Live By, The Inner Reaches of Outer Space and The Historical Atlas of World Mythology. Joseph Campbell died in 1987. In 1988, a series of television interviews with Bill Moyers, The Power of Myth, introduced Campbell’s views to millions of people.

For more on Joseph Campbell and his work, visit the web site of Joseph Campbell Foundation at JCF.org.

 

Captura de pantalla 2018-07-09 a las 15.52.10

Captura de pantalla 2018-07-09 a las 15.52.22

Captura de pantalla 2018-07-09 a las 15.52.32

Descarga:

Joseph Campbell-The Masks of God, Vol. 1_ Primitive Mythology-Martin Secker & Warburg (1960)

Twitter: @somacles

YouTube: Xochiatoyatl Media

Instagram: cabritocimarron

 

Descarga: Alfredo López Austin, “La Constitución Real de México-Tenochtitlan” (1961)

 

Incluye bibliografía. El autor trata de reconstruir, dentro de la dinámica de la evolución histórica, lo que llama constitución real de los aztecas, con esto se refiere a la suma de factores sociales, económicos, y religiosos que originaron la organización estatal. Dedica buena parte de su estudio al análisis histórico de la evolución política de México-Tenochtitlán.

 

alaconstitucionrealmexico

Captura de pantalla 2018-07-07 a las 21.23.04

Captura de pantalla 2018-07-07 a las 21.23.13

 

 

Descarga:

Alfredo López Austin-La Constitución Real de México-Tenochtitlan-Universidad Nacional Autónoma de México (1961)

Twitter: @somacles

YouTube: Xochiatoyatl Media

Instagram: cabritocimarron

Coatlicue

The Coatlicue sculpture in Mexico City’s National Museum of Anthropology is one of the most famous Mexica (Aztec) sculptures in existence (her name is pronounced “koh-at-lee-kway”). Standing over ten feet tall, the statue towers over onlookers as she leans toward them. With her arms bent and pulled up against her sides as if to strike, she is truly an imposing sight.

Numerous snakes appear to writhe across the sculpture’s surface. In fact, snakes form her entire skirt, as well as her belt and even her head. Coatlicue’s name literally means Snakes-Her-Skirt, so her clothing helps identify her. Her snake belt ties at the waist to keep a skull “buckle” in place. Her upper torso is exposed, and we can just make out her breasts and rolls in her abdomen. The rolls indicate she is a mother. A sizable necklace formed of hands and hearts largely obscures her breasts.

Two enormous snakes curl upwards from her neck to face one another. Their bifurcated, or split, tongues curl downwards, and the resulting effect is that the snake heads and tongues appear to be a single, forward-facing serpent face. Snakes coming out of body parts, as we see here, was an Aztec convention for squirting blood. Coatlicue has in fact been decapitated, and her snaky head represents the blood squirting from her severed neck. Her arms are also formed of snake heads, suggesting she was dismembered there as well.

Snakes facing one another (detail), Coatlicue, c. 1500, Mexica (Aztec), found on the SE edge of the Plaza mayor/Zocalo in Mexico City, basalt, 257 cm high (National Museum of Anthropology, Mexico City)

Snakes facing one another (detail), Coatlicue, c. 1500, Mexica (Aztec), found on the SE edge of the Plaza mayor/Zocalo in Mexico City, basalt, 257 cm high (National Museum of Anthropology, Mexico City)

You might read elsewhere that Coatlicue was decapitated by her daughter or beheaded when her son was born from her severed neck (the idea has been adopted in part to explain this monumental sculpture). However, the myth from which this story derives does not actually state that Coatlicue suffered this fate. For this reason, it is useful to review the myth—one of the most important for the Aztecs.

Battle atop Snake Mountain

The primary myth in which Coatlicue is involved recounts the birth of the Aztec patron deity, Huitzilopochtli (pronounced “wheat-zil-oh-poach-lee”). This myth was recorded in the later sixteenth century after the Spanish Conquest of 1521. The main source from which we learn about it is the General History of the Things of New Spain, also called The Florentine Codex (written 1575–77 and compiled by the Franciscan friar Bernardino de Sahagún, indigenous authors and artists, and indigenous informants).[1]

Illustration of the Battle of Coatepec from Bernardino de Sahagún, General History of the Things of New Spain (The Florentine Codex), 1575–77, volume 1, page 420

Illustration of the Battle of Coatepec from Bernardino de Sahagún, General History of the Things of New Spain (The Florentine Codex), 1575–77, volume 1, page 420

One day Coatlicue, an earth goddess, was sweeping atop Coatepec (or Snake Mountain), when a feather fell into her apron. At that moment, she immaculately conceived a son, whose name was Huitzilopochtli (a sun and warrior god). Upon hearing that her mother was pregnant, Coyolxauhqui (or Bells-Her-Cheeks, pronounced “coy-al-shauw-kee”) became enraged. She rallied her 400 brothers, the Centzonhuitz-nahua, to storm Snake Mountain and kill their mother.

One of the brothers decided to warn Coatlicue. Upon hearing of this impending murder, Coatlicue became understandably afraid. But Huitzilopochtli comforted her, telling her not to worry. At the moment Coyolxauhqui approached her mother, Huitzilopochtli was born, fully grown and armed. He sliced off his sister’s head, and threw her body off the mountain. As she fell, her body broke apart until it came to rest at the bottom of Snake Mountain.

But what became of Coatlicue, the mother to the victorious Huitzilopochtli and the defeated Coyolxauhqui? The myth does not mention her decapitation and dismemberment (only her daughter’s), so why would this famous sculpture display her in this manner?

Why was Coatlicue decapitated?

More recently, a new interpretation has been offered for Coatlicue’s appearance that is based on another myth (recounted in different Spanish Colonial source) concerning the beginning of 5th era, or 5th sun.The Aztecs believed that there were four earlier suns (or eras) prior to the one in which we currently live. The myth notes that several female deities (perhaps Coatlicue among them), sacrificed themselves to put the sun in motion, effectively allowing time itself to continue. They were responsible for preserving the cosmos by offering their own lives.

Snakes and torso (detail), Coatlicue, c. 1500, Mexica (Aztec), found on the SE edge of the Plaza mayor/Zocalo in Mexico City, basalt, 257 cm high (National Museum of Anthropology, Mexico City)

Snakes and torso (detail), Coatlicue, c. 1500, Mexica (Aztec), found on the SE edge of the Plaza mayor/Zocalo in Mexico City, basalt, 257 cm high (National Museum of Anthropology, Mexico City)

After this point, these female deities were then symbolized by their skirts (called mantas), which could explain the careful attention paid to Coatlicue’s snaky skirt. It functions as a reminder of her name—Snakes-Her-Skirt—as well as symbolizing her as a deity and reminding the viewer of her past deeds. This might also explain why—in place of her head—we have two snakes rising from her severed neck. They represent streaming blood, which was a precious liquid connoting fertility. With her willing sacrifice, Coatlicue enabled life to continue.

Some details on the sculpture support this newer and enticing interpretation. There is a date glyph, 12 Reed, inscribed on the sculpture’s back which might relate to the beginning of a new solar era. Archaeologists have also found the remains of several other monumental sculptures of female deities similar to Coatlicue, but each display different skirts. One of these sculptures (see photo at top of the page) stands near to Coatlicue in the Anthropology Museum, but hearts adorn her skirt instead of snakes.

Coatlicue de Cozcatlán, c. 1500, Mexica (Aztec), 115 cm high (National Museum of Anthropology, Mexico City)

Coatlicue de Cozcatlán, c. 1500, Mexica (Aztec), 115 cm high (National Museum of Anthropology, Mexico City)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Despite her fame in one of the most important Aztec myths concerning their patron god, Coatlicue did not have numerous stories recorded about her during the sixteenth century (that we know of at least). Few surviving Aztec objects display her. However, another stone sculpture in the National Museum of Anthropology—on a much smaller scale—shows Coatlicue with her head intact. We can identify her by her snaky skirt. Her face is partly skeletonized and de-fleshed. Her nose is missing, revealing the cavity. Yet she still has flesh on her lips, which are open to reveal bared teeth. Even with her head, this version of Coatlicue still seems intimidating to us today. But was she perceived as terrifying by the Aztecs or is this only a twenty-first century impression of her?

Terrifying and respected

Prior to the Spanish Conquest, Coatlicue related to other female earth deities, such as Toci (Our Grandmother). Several sixteenth-century Spanish Colonial sources mention that Coatlicue belonged to a class of deities known as tzitzimime (deities related to the stars), who were considered terrifying and dangerous. For example, outside of the 360-days that formed the agricultural calendar (called the year count or xiuhpohualli), there were five extra “nameless” days. The Aztecs believed this was an ominous time when bad things could happen. The tzitzimime, for instance, could descend to the earth’s surface and eat people or at least wreak havoc, causing instability and fear. In Spanish Colonial chronicles, the tzitzimime are depicted with skeletonized faces and monster claws—similar to what we see in Coatlicue sculptures discussed here. These sources also call the tzitzimime demons or devils.

For all their ferociousness, however, the tzitzimime also had positive associations. Ironically, this group of deities were patrons of midwives, or women responsible for helping mothers with their babies. People also invoked them for medical help and they had associations with fertility. For these reasons, they had a more ambivalent role than as simply good or bad deities, and so they were both respected and feared.

Created, buried, found, buried, found again

After the Spanish Conquest, the monumental Coatlicue sculpture was buried because it was considered an inappropriate pagan idol by Spanish Christian invaders. After languishing in obscurity for more than 200 years, it was rediscovered in 1790.

Image published in Antonio León y Gama’s 1792 book, Descripción histórica y cronológica de las dos piedras que con ocasión del nuevo empedrado que se está formando en la plaza principal de México, se hallaron en ella el año de 1790

Image published in Antonio León y Gama’s 1792 book, Descripción histórica y cronológica de las dos piedras que con ocasión del nuevo empedrado que se está formando en la plaza principal de México, se hallaron en ella el año de 1790

Antonio León y Gama, a curious historian, astronomer, and intellectual living in Mexico City at the time, drew illustrations of the sculpture and offered his interpretation of who it displayed (he claimed it was Teoyaomiqui). Not long after it was found, however, Coatlicue was reburied—she was considered too frightening and pagan. Eventually, she was uncovered again in the twentieth century, becoming one of the crowning objects of the National Anthropology Museum and a famous representative of Aztec artistic achievements in stone sculpture.

[1] There are several other myths that make mention of Coatlicue, but the most frequently cited myth is the one in the Florentine Codex discussed in the text.


Additional resources:

Famsi on Aztec monumental sculpture

Antonio León y Gama’s text in Spanish from the Kislak Collection

Elizabeth M. Brumfiel and Gary M. Feinman, eds., The Aztec World (New York: Abrams, 2008).

Cecelia Klein, “A New Interpretation of the Aztec Statue Called Coatlicue, ‘Snakes-Her-Skirt’,” Ethnohistory vol. 55, no. 2 (Spring 2008), pp. 229-250.

Esther Pasztory, Aztec Art (University of Oklahoma Press, 1983).

Richard Townsend, The Aztecs, 3 ed. (London: Thames and Hudson, 2009).

Davíd Carrasco and Eduardo Matos Moctezuma, eds. Moctezuma’s Mexico: Visions of the Aztec World, revised (University Press of Colorado, 2003).

For myths in the Florentine Codex, see Charles E. Dibble and Arthur J. O. Anderson, eds. Florentine Codex: General History of the Things of New Spain, 12 vols., (Salt Lake City: University of Utah Press, 1950–82).

“Cite this page as: Dr. Lauren Kilroy-Ewbank, “Coatlicue,” in Smarthistory, August 9, 2015, accessed June 30, 2018, https://smarthistory.org/coatlicue/.”

Twitter: @somacles

YouTube: Xochiatoyatl Media

Instagram: cabritocimarron

Algunas ideas en torno a la raza cósmica de Vasconcelos

Es interesante notar que la raza cósmica que profesaba Vasconcelos no se construye sobre la idea de pureza sino que, contrariamente, se trata del surgimiento del mestizaje.

 

Twitter: @somacles

Descarga en forma gratuita:

José Vasconcelos_La Raza Cósmica