Selbstaufrichtung


Entre el mundo y nosotros no se interpone nada, salvo

la infatigable presencia

de cada instante.

Cada día olvidamos quiénes somos; nos encontramos en una palabra

o en el frío que eriza los cabellos de la nuca.

En nuestro lugar nadie quiso entender la idea de lo que implica ser humano:

el arduo camino para caminar sin pies.

La risa se volvió un instante luminoso; del cielo se desgrana

la claridad del pasado.

Acaso no volvamos a ver la imagen de la historia

porque aspiramos a convertirnos, inevitablemente, en viento.

Cada momento es una resurrección; cada instante perdido es otro ganado.

El sentido de la vida se resuelve en el hallazgo del carácter.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s