Selbstaufrichtung


Entre el mundo y yo no se interpone nada, salvo

la infatigable presencia de cada instante.

Cada día olvido quién soy; me encuentro en una palabra

o en el frío que eriza los cabellos de la nuca.

En mi lugar nadie quiso entender la idea de lo que implica ser humano:

el arduo camino para caminar sin pies.

La risa se volvió un instante de lucidez, y del cielo se desgranan

los lamentos del pasado.

Acaso no vuelva a ver la imagen de la historia

porque aspiro a convertirme, inevitablemente, en polvo.

Cada momento es la resurrección; cada instante perdido es otro ganado.

El sentido de la vida se resuelve en el hallazgo del carácter.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: