Reseña de la película “Alicia en el país de las maravillas” (Johnny Depp, Tim Burton)


¡Ya verá ese arclosínfero! Merece un brulontolo de picnemila. Sólo recuerdo el haberme sentado y con la mirada haber solificzado el pantablúmen! El halo de luz se encarreró hacia el trunco infinito de imóntible represetación. Me esperaba una película corcoromorítica de azules, rojos y blancos absilotúpicos que enmerezaban el zinpatsilix.

Asistí una vez más a presenciar una de las creaciones del dúo Burton-Depp sin salir decepcionado y tengo que externar mi desacuerdo con aquellas críticas a la película que acusan el hecho del poco apego a las líneas que su creador, Lewis Carroll, trazó para la historia. Por alguna razón me llaman la atención las películas que destacan por su falta de contenido ‘normal’ y creo que no es fortuito. El lograr desapegarse de roles convencionales e introducirlos en un vórtice de distorsiones amalgamadas en ficción-locurótica (conejos vestidos a la manera aristocrática, cartas-soldado, sapos sirvientes, cerdos canapé) simplemente me seduce. No sé si sea por la eterna lozanía de este clásico o por la falta de producciones realmente originales, que ‘Alicia en el país de las maravillas’ resulta una verdadera película chalada y entretenida para este fin de semana. Desde Tweedledum y Tweedledee, pasando por el sombrerero y desembocando en la reina roja, la arquitectura de los personajes se encuentra adecuadamente trabajada de tal forma que logran convencer consistentemente con el rol que desempeñan. De hecho la actuación de Mia Wasikowska como Alicia es ligera, grata y con la fuerza necesaria para atraer hacia sí el conjunto de eventos mostrados. De Johnny Depp no se hable pues aunque su personaje circunda los límites del de Alicia a manera secundaria, la viveza de la actuación, como siempre, brinda un soporte complementario e ingenioso de las situaciones. Por eso cuando los críticos comentan sobre la paralela fidelidad a la literatura, me convenzo de que es precisamente la exploración de nuevos linderos en la adaptación de clásicos universales, lo que deviene en resultados sorprendentemente refrescantes. Por lo menos en mi caso, detesto cuando alguno de estos libros se lleva a la imagen-movimiento con la intención de calcar tal cual y en la medida de lo posible, la trama, los lugares y el ritmo temporal que el autor original inventó. Mi propuesta es la de ahondar en la psique de los personajes, transportarla a nuevos contextos y finalmente, penetrar en el ojo que decide, en la mente del discurso artístico-vivencial. Esto es lo que finalmente Burton logra representar.

No cabe duda de la creatividad exitosamente impresa o cristalizada en esta película. Probablemente ciertos errores de ritmo puedan desmotivar al espectador entre el minuto 30 y el 60, pero vista desde su conjunto, ‘Alicia en el país de las maravillas’ es una producción cuya quintaesencia es genialmente sublimada en una obra para recordar. El troobywackldot del bulum-topolof literario acertó en esta ocasión.

1 comentario
  1. Leopoldo Spíndola dijo:

    Después de haber visto hoy mismo esta película debo de decir que difiero en varios puntos de tu opinión, aunque en sí cumple con su cometido el cual es entretener, siento que perdió totalmente el sentido del concepto de ambos libros de Lewis Carroll, con memorables acertijos, preguntas y argumentos que te hacen leerlos más de una vez para poder entenderlos.

    En esta gran producción; que eso si es de resaltarse; realmente lo que percibí fue una serie de destrozos sobre los personajes, en primer lugar el enfatizado exagerado del “Hatta” mejor conocido como Sombrerero Loco, personificado como todos sabemos por Deep, dandole un rol principal y demasiado relevante siendo que en las sagas originales es tratado con la misma igualdad que los demás personajes, lo cual me hace pensar que pues siendo un gran actor, además de estar de moda, atraería muchísimo más público que si se le dejara en su rol convencional.

    En segundo lugar, siendo este el segundo lugar dado que la película así lo estableció, transforma totalmente al personaje inquisitivo y curioso de Alicia, enmarcándola en el ya muy desgastado y visto rol del “Héroe Byroniano”, visto ya en innumerables historias tanto literarias como cinematográficas, siendo esto algo que finalmente dadas las condiciones de la película era predecible, pero siento que no enfatizaron los verdaderos valores y características que distinguen a la personalidad de Alicia.

    Para no ahondar más en otros elementos que realmente me decepcionaron, he de decir que vi conjugados diversos extractos de películas y personajes recientes, que sin duda alguna entretienen pero no me parece que exalten, ni hagan realmente honor, ni lleguen a la calidad de las historias originales de Lewis, creo que tal vez esté de más pero he de decir que en muchos momentos me hicieron sentir que veía Piratas del Caribe, Narnia e incluso La Brújula Dorada, claro, todo esto rodeado de una gran producción visual y con una gran campaña de mercado.

    No me gustan las calificaciones numéricas ni nada por el estilo por lo que no daré una, pero realmente me sentí decepcionado al salir del cine al igual que otros 3 amigos con los que asistí. Si me preguntan si me gustó?, he de decir que Sí, que me entretuvo bastante, me metió totalmente en el mundo de Alicia pero tristemente la historia no me dejó nada mas que otra historia de la típica heroína y no lo que esperaba, es decir una historia con acertijos, juegos mentales, dudas y razonamientos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: