Grupo Huatusco – ¿Por que no crecemos? Hacia un consenso por el crecimiento de México. Reflexiones de 54 economistas (Segunda Parte)


2. EL ORIGEN Y LAS CAUSAS DEL CRECIMIENTO ECONÓMICO

LAS IDEAS SOBRE EL CRECIMIENTO ECONÓMICO

¿Cuáles son las principales ideas económicas para entender y mejorar el proceso de crecimiento y cómo han influido sobre las políticas públicas contemporáneas? Durante el último medio siglo, el debate sobre el crecimiento se ha centrado en argumentos que pudieran sintetizarse en tres ideas principales: 1) El aumento en la producción se deriva de la acumulación de factores; 2)El progreso tecnológico impulsa el crecimiento; y 3) El crecimiento responde endógenamente a factores institucionales e históricos, así como al marco de incentivos para la adopción y substitución de métodos productivos.

Primera idea:

El aumento en la producción se deriva de acumulación de factores.

Para explicar el crecimiento, la ciencia económica se concentró inicialmente en la noción de que la acumulación de factores, principalmente el capital, es fundamental para detonar ese proceso. Si se cumple el supuesto de una contribución adicional constante de la inversión a la producción potencial de un país, la conclusión de política económica es que lograr un crecimiento equilibrado requiere de un monto de inversión que mantenga a la economía en una senda de pleno empleo. Dicho de otra manera, el crecimiento del producto es proporcional al crecimiento del acervo de capital. En el corazón de muchos modelos nacionales de programación financiera se sigue manteniendo esta estructura básica. Comúnmente se realizan cálculos simples sobre qué monto de inversión es necesario para alcanzar una determinada tasa de crecimiento.

Sin embargo, la extrapolación indiscriminada de estas ideas conlleva un peligro de establecer metas de inversión como porcentaje del PIB como si esto bastara para lograr el crecimiento deseado. Sin embargo, no es así de simple. ¿Cuántas veces ha ocurrido que se llega a financiar un determinado monto de proyectos para descubrir poco tiempo después que no resultaron ser tan productivos como se esperaba?

Segunda idea:

El motor del crecimiento económico es el progreso tecnológico

A finales de los cincuenta se estableció en el análisis económico una metodología que permite descomponer al crecimiento en tres elementos: la acumulación de capital, el aumento en la cantidad de trabajo, de preferencia distribuido entre “fuerza de trabajo” y “capital de trabajo” y el cambio tecnológico. En los países desarrollados se observó que el mayor crecimiento del producto por habitante se explicaba por un “residuo tecnológico” y no sólo por la acumulación de capital.

Sin embargo, en un contexto global, al analizar la evidencia sobre el crecimiento entre diversos países esta idea no permite explicar cabalmente los hechos principales. Un supuesto básico detrás de ella es que la tecnología fluye libremente entre los diversos países y que el factor tecnológico debía estar relacionado con la investigación básica que permeaba en todas las aplicaciones productivas del capital. Si la tecnología estuviera disponible en forma libre, tendría que ser  cierto que los niveles de vida de los habitantes de todo el mundo convergirían. Las diferencias en dotaciones de capital debían al mismo tiempo reflejarse en grandes diferencias en la tasa de rentabilidad de los factores. Estos hechos no se observan en la realidad y requieren explicaciones alternativas.

Tercera idea:

El crecimiento responde endógenamente a factores institucionales e históricos, así como al marco de incentivos para la adopción y substitución de métodos productivos.

Las divergencias entre las predicciones de la teoría económica y lo observado en la experiencia internacional abrieron una nueva avenida de investigación; era necesario explicar las diferencias en los niveles de bienestar de los países atribuibles al hecho de que la tecnología, al pareer, no fluye libremente de un lugar a otro. Una explicación atractiva es que el aprendizaje en los procesos productivos genera discrepancias sostenibles en esos niveles de bienestar. La historia y las instutuciones pueden afectar al crecimiento económico. Por ejemplo, si un país desarrolla agentes productores de tecnología (por ejemplo, las universidades) que trabajan en forma complementaria a la acumulación de capital humano, se produce un círculo virtuoso que acelera el crecimiento. Esto puede explicar una parte de las diferencias en los niveles de vida de los países. Una explicación complementaria se basa en la noción de que a través de la competencia entre un número reducido de empresas, en la búsqueda de capturar los beneficios oligopólicos se impulsa la generación de nueva tecnología.

Asçi mismo, como fue recalcado en el Seminario de Huatusco, la historia y el presente de las instituciones políticas y legales, entre otras, inciden poderosamente sobre el crecimiento. No en balde la literatura económica han vuelto a ponerse de moda los estudios que relacionan a la Economía con el Derecho y la Política, entre otras disciplinas afines.

Relevancia de las ideas económicas sobre el crecimiento para las políticas públicas.

Es imprescindible que el marco general de las políticas públicas sea adecuado y capaz de dar certidumbre para que las inversiones que alientan el crecimiento –generalmente de largo plazo– puedan materializarse. Esa relativa certeza para enmarcar la toma de decisiones de los agentes económicos y la confianza en un orden económico eficiente y justo son el sustento de procesos de crecimiento sostenidos, que perduran y se adaptan mejor a los cambios en las circunstancias.

En contraste, la inestabilidad financiera, la desigualdad, la mala educación, la precariedad de la salud, y la ausencia de un pleno Estado de Derecho, entre otros factores vinculados con malas políticas públicas nacionales , pueden inhibir los procesos de inversión y con ello el crecimiento económico. La inflación, por ejemplo, además de ser profundamente inequitativa al afectar más a quienes no pueden protegerse de sus nocivos efectos sobre el poder adquisitivo, impide la toma de mejores decisiones al desviar recursos productivos hacia usos de menor rentabilidad social y al reducir la cantidad real de crédito que el sistema financiero puede ofrecer. La evidencia internacional apoya la tesis de que la estibilidad está asociada de manera positiva con el crecimiento.

El crecimiento también puede obstaculizarse a través de las distorsiones que genera un sistema fiscal mal diseñado, por las trabas burocráticas para crear y cerrar empresas, el proteccionismo a ultranza a costa de los consumidores nacionales y una inadecuada regulación de sectores en los que se pueden manipular los precios, en tre otras políticas públicas que impiden una mejor asignación de los recursos económicos.

Pero el crecimiento también depende de un sistema legal sólido y un marco institucional adecuado que garanticen los derechos económicos de la sociedad. La evidencia empírica internacional muestra que la mayoría de las experiencias de crecimiento sostenido durante largos periodos han estado acompañadas por el cumplimiento del Estado de Derecho y la presencia de instituciones legales eficaces.

El proceso político influye también en la factibilidad de adoptar mejores políticas públicas y, en consecuencia, sobre el crecimiento económico. Por lo tanto, no menos importante que conseguir que funcionen las medidas económicas y las instituciones legales, es que la política conduzca a los acuerdos necesarios que impulsen el crecimiento.

En síntesis, el crecimiento económico depende fundamentalmente del continuo aumento en la cantidad y sobre todo la calidad de la fuerza laboral, la expansión de los acervos de capital humano y físico, la rentabilidad de las nuevas inversiones, la innovación tecnológica y las mejoras en la productividad factorial total, que el sistema económico, político e institucional hagan posible. Las políticas públicas, al modificar el marco de incentivos para la toma de decisiones que conducen a ese proceso de creación de riqueza nacional, pueden influir significativamente en el patrón de crecimiento económico. [1]

____________________

[1] Del libro: ¿Por qué no crecemos? Hacia un consenso para el crecimiento en México: Reflexiones de 54 economistas. Sin editorial. México 2004.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: