Retrato de Kant por Ehrgott Andrés Wasianski


Immanuel_Kant_(painted_portrait)

1724/1804

Tan pronto acababa de comer, Kant salía regularmete a dar un paseo, por razones de salud, pues se pasaba el día sentado. Mas evitaba hacerlo con un compañero por dos razones, de las cuales la primera es más fácil de adivinar que la segunda: para poder dar curso a sus ideas a pleno aire libre o entregarse a la observación de la naturaleza tras la compañía de los hombres. La segunda razón era más personal: quería respirar únicamente por la nariz, para que el aire recalentado no penetrara en sus pulmones y hacerle recorrer un trayecto más largo antes de entrar en su pecho. Por medio de esta regla, que recomendaba a todos sus amigos, pretendía prevenir la tos, el estornudo, la ronquera y otras manifestaciones del catarro. Esta precaución no era al parecer inútil, porque Kantn se vio, en todo caso, muy raramente afectado por semejantes molestias; y este mismo precepto, aún sin ser tan rigurosamente seguido, ha surtido en mí efectos similares.

*Antiguo discípulo de Kant, Wasianski publicó en Köninsberg, en 1804, una biografía intimista del padre de la filosofía crítica, de la cual han sido extraídas estas líneas.

Ehrgott André Wasianski, Emmanuel Kant das ses dernières années, en Kant intime, Grasset et Fasquelle, 1985. [1]

____________________

[1] Del libro: Huisman, Denis y Vergez André. Historia de los filósofos ilustrada por los textos. Tecnos. España 2001

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: