Retrato de Heráclito por Nietzsche


herculaneum_heraclitus

“Hacia 540/hacia 480 a.C.

Heráclito estaba lleno de orgullo, y cuando un filósofo tiene orgullo es un orgullo grande. Nunca se vio obligado a actuar en vista de un <<público>> ni a buscar la aprobación de las masas o el aplauso entusiasta de sus contemporáneos. Es propio del filósofo recorrer su camino en solitario. Su talento es el más raro y el menos natural; en un sentido excluye y amenaza a todos los otros talentos. Es necesario que el muro de su independencia de espíritu sea de diamante para que no sea ni destruido ni resquebrajado, pues todo se moviliza contra él. Su viaje hacia la inmortalidad es más sufrido y accidentado que ningún otro, y sin embargo nadie está más seguro que el filósofo de llegar a destino, porque él no tendrá que detenerse más que en las grandes y desplegadas alas de los tiempos. El desprecio del presente y de lo momentáneo forma parte del gran temperamento filosófico. Posee la verdad, dondequiera que gire la rueda del tiempo, nunca se evadirá de la verdad.

Nos importa mucho saber que semejantes hombres han vivido alguna vez. No sería posible imaginarse jamás como simple posibilidad un orgullo semejante al de Heráclito.

NIETZSCHE, La filosofía en la época trágica de los griegos, en Obras Completas, t.I, Ediciones Prestigio, Buenos Aires, 1970.” [1]

____________________

[1] Del libro: Huisman, Denis y Vergez André. Historia de los filósofos ilustrada por los textos. Tecnos. España 2001

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: