Sobre José Gaos e Hispanoamérica en la temporalidad problemática del desacuerdo.


José Gaos

Previo a la concienciación del conflicto, acaece la fenomenológica de la patología social por lo que, en un estado de constante movimiento y cambio, no puede haber una ideología crítica sin la existencia anterior del desacuerdo. Aunque en la región latinoamericana, en algunos países,  el florecimiento de la izquierda haya consensuado con el internacionalismo, la comparativa de la sociedad de estados reconoce el descontento del grueso de la población en los mínimos requeridos y necesarios para lo que podría ser una unificación frente al resto del mundo. Es por ello que el análisis de la temporalidad histórica en el pensamiento de José Gaos es la representación letrada de las tradiciones, costumbres y organización social que proveen a la realidad, al presente de la base activa en el proceso del autoreconocimiento de la conciencia. En tiempos de elecciones, la población necesita saberse consciente aunque ello necesite de un aventurarse en el conflicto de intereses. Es así porque la conformación histórica es una diversidad de hechos sintéticos que se nos ha brindado por la experiencia aunque al misma se encuentre supeditada al pasado, pues no conocemos lo que no hemos sentido.

Este aparente límite es la barrera que la población necesita interiorizar a manera de conciencia para vincular éxitosamente la soberanía con el internacionalismo, en una generalidad unívoca de organización social y provecho económico y cultural. Por ello, no se tendría que apelar por el viejo debate de izquierdas y derechas pues esta visión relega maniqueamente al cambio, como la sucesión de un status quo por otro, y esa es precisamente otra afirmativa política relegada al campo de la experiencia. La idea central es afrontar el problema con el repensamiento de la legitimación del movimiento social pues una revolución como comunmente es entendida no es posible en la actualidad. No así una revolución cultural que brinde soporte soberano e internacional al poder de la ciudadanía.

“Todo objeto como la América Latina es un objeto histórico, y un objeto histórico sólo puede ser objeto de una actividad de contenido historiográfico, de una actividad historiográfica, de historiografía. Porque historiografía no es simplemente reconstrucción del pasado. El pasado no interesa últimamente por él mismo. Últimamente, sólo interesa para construir el presente y el futuro. Mas el pasado sólo puede reconstruirse desde el presente, por el presente. El presente es la única realidad. En él han de hacerse más o menos reales el pasado y el futuro. También este. Tampoco el futuro puede construirse sino desde el presente, por el presente. Sin embargo, el presente no se construye a sí mismo sólo por el pasado, sino también por el futuro, por el futuro hacia el cual se concibe o se siente encaminado, hacia el cual quiere más o menos consciente y enérgicamente encaminarse. En suma: presente pasado y futuro están cada uno en relación de construcción o reconstrucción mutua con los otros dos –e historiografía es reconstrucción del pasado, constructiva del presente y futuro.” [1]

____________________

[1] Gaos, José. Filosofía de la filosofía. ALEJANDRO ROSSI, compilador. Fondo de Cultura Económica, México 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: