Comentarios a “El lado oscuro del corazón”


El lado oscuro del corazón

Comunión plenaria.

Los nervios se me adhieren al barro, a las paredes / abrazan los ramajes/penetran en la tierra, se esparcen por el aire hasta alcanzar el cielo. / El mármol, los caballos tienen mis propias venas / Cualquier dolor lastima mi carne, mi esqueleto. /¡Las veces que me he muerto al ver matar a un toro! / Si diviso una nube, debo emprender el vuelo. / Si una mujer se acuesta, yo me acuesto con ella./ ¿Cuántas veces me he dicho: ¿seré yo esa piedra? / Nunca sigo un cadáver sin quedarme a su lado. / Cuando ponen un huevo, yo también cacareo. / Basta que alguien me piense para ser un recuerdo.

-Oliverio Girondo

País: Argentina

Dirección: Eliseo Subiela

Año: 1992

Pese a ser una película bastante conocida y de la que se ha escrito ya sustancioso material, El lado oscuro del corazón sigue siendo hoy en día una película que apela por la dualidad vida-muerte. No podemos o sería muy absurdo tratar de comentar la película desde la perspectiva amorosa porque a mi parecer, en definitiva no es una película de amor, sino de soledad. La luz que hace resplandecer el lado oscuro del corazón se presenta únicamente al final como corolario o consecuencia de la desesperación de un humano por encontrarse a sí mismo con complementariedad de la otra persona. Sabemos que en mucho, el amor es un sufrimiento constante, una sensación efímera de temporalidad marcada, pero aquellos instantes reveladores despiertan a un vuelo atemporal.

La realidad es un absurdo, una liberación, un chistorrete por disfrutar, es la construcción fálica del hedonismo, del inconexo, de la ilusión, de la temporalidad, de la muerte. La literatura se inserta como catarsis sentimental, como el desdoblamiento de nuestras personalidades que por más que tratemos de evitar, al final logran consumarse como fuego destructor. Pero es una destrucción que construye por dejar nuevos manantiales de aguas de vacío, de la nada y por ende, de la capacidad de disyuntivar y hacernos seres vivenciados. Es una oda a la vida, un ataque a la muerte, una oda a la muerte y un ataque a la vida. Únicamente cuando caemos, somos capaces de emprender el vuelo a la noche, sólo al alba, cual ave de Minerva hegeliana. Es laberinto, es crítica, es surrealismo condensado en la psicología pragmática del devenir. No es color y alegría sino acromatico y melancolía. Es olor, es ciclo, es instante, es tiempo humano, tiempo de carne, tiempo…. tiempo de irreductibilidad.

Así se nos presenta El lado oscuro del corazón; como vanguardia, ironía, poesía y vida.

El lado oscuro del corazón_segunda imagen

No te salves.

No te quedes inmóvil
al borde del camino
no congeles el júbilo
no quieras con desgana
no te salves ahora
ni nunca
no te salves
no te llenes de calma
no reserves del mundo
sólo un rincón tranquilo
no dejes caer los párpados
pesados como juicios
no te quedes sin labios
no te duermas sin sueño
no te pienses sin sangre
no te juzgues sin tiempo

pero si
pese a todo
no puedes evitarlo
y congelas el júbilo
y quieres con desgana
y te salvas ahora
y te llenas de calma
y reservas del mundo
sólo un rincón tranquilo
y dejas caer los párpados
pesados como juicios
y te secas sin labios
y te duermes sin sueño
y te piensas sin sangre
y te juzgas sin tiempo
y te quedas inmóvil
al borde del camino
y te salvas
entonces
no te quedes conmigo.

-Mario Benedetti

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: